closeclose Preverisk
arriba
Actualidad

La importancia de formar a las personas en gestión emocional durante tiempos de incertidumbre


2020-12-04

¿Cómo podemos liderar la gestión de nuestras emociones y de nuestro entorno? ¿Cómo podemos ser capaces de transformar la ansiedad, el estrés y el bloqueo en oportunidades? La resiliencia y la práctica nos harán empoderarnos hasta que agarremos con fuerza los mandos a través de nuestro cerebro consciente. En nuestra nueva formación sobre gestión emocional nos hemos propuesto desbloquear cualquier pensamiento negativo y ofrecer las herramientas necesarias para reconstruirnos emocionalmente.

Son tiempos de incertidumbre y a muchos de nosotros las dificultades se nos hacen bola. Pareciera que nuestro cerebro hubiese puesto el piloto automático y decidiera y sintiera por sí solo. Es el llamado cerebro reptiliano, el más visceral e instintivo, el que apela a las emociones y reacciona por pura supervivencia. Y verás... en ocasiones es necesario que esta parte cerebral se active para poder huir del gran mamut que se ha rebelado contra nosotros y se niega a ser nuestra cena... pero me temo que ese tiempo ya pasó y las cavernas ya no son lo nuestro; este nuevo milenio tiene otros planes para nosotros.

En Preverisk pensamos que es importante aprender a gestionar las emociones de manera consciente a través de la inteligencia emocional para alcanzar metas y sentirnos realizados. No hablamos de que haya que eliminar cualquier emoción que no sea considerada “buena”, porque las emociones son adaptativas: hay que saber soltarlas, sentirlas y sobre todo gestionarlas. En muchas ocasiones no somos capaces ni de detectar la raíz del bloqueo y corremos un tupido velo normalizándolo, aunque en realidad a la larga nos siga generando estrés y malestar. Todo esto se trabaja y, os aseguramos, se puede conseguir.

Pensando en cómo podíamos ayudar más al sector turístico en estos difíciles tiempos de la Covid se nos ocurrió empezar por las personas, por los equipos, y vimos ahí la necesidad de ofrecer herramientas operativas para trabajar la gestión emocional y construir, con este factor humano tan importante, los cuatro puntos cardinales de la inteligencia emocional: autosugestión, conciencia social, gestión de las relaciones y autoconciencia. Y es que si los pilares de una empresa se están tambaleando hay que reforzarlos para poder seguir creciendo.

Antes de poder colaborar con otros equipos decidimos empezar por nosotros mismos. Nuestra experiencia interna fue exitosamente necesaria: vimos que no solo a nivel empresarial sino también a nivel personal la gente apreció el taller de principio a fin, lo vio como un “must”, y eso nos hizo tener aún más claro que queríamos compartir este conocimiento con el resto de empresas. Y es que la gran ventaja de esta formación es que su versatilidad nos proporciona un conocimiento que tanto nos sirve para el ámbito personal como para el empresarial. En los primeros cursos que hemos impartido externamente hemos apreciado que hay personas que sin saberlo ya están aplicando muchas de las estrategias de las que hemos hablado; ahí nuestra labor ha sido aportarles un marco sobre el que ordenar todas esas herramientas, y es entonces cuando funciona la magia del control sobre uno mismo. Otras personas han aprendido a identificar sus obstáculos emocionales y usar esas estrategias para apartarlos.

Transformar las adversidades en oportunidades es todo un arte, pero si se consigue poco a poco aquella bola de la que hablábamos al principio irá desapareciendo. Se trata, en definitiva, de un curso para todos los públicos, que sin duda será clave para afrontar estos tiempos de la Covid dejando de lado a ese reptiliano que va dando palos de ciego, y escoger nuevas rutas de la forma más consciente y, por tanto, poderosa. 


Noticias relacionadas

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.
Más información Aceptar